EL CORREO DIGITAL 09.06.09 -
LA RIOJA
Los franceses llegan a Logroño
La capital riojana recrea desde ayer el 'Sitio de 1521' y se prepara para la primera incursión fallida del ejército de Asparrot, que se celebrará hoy al mediodía
 


S. LOZA / G. MARTÍN | LOGROÑO

Los franceses ya han llegado. A medianoche, el sábado, bajo la luz de las estrellas montaban su campamento frente a la fuente de Murrieta. Mientras, dentro de la muralla, la ciudad de Logroño dormía plácidamente. Al día siguiente tocaba mercado y había que madrugar para colocar las viandas, perfumes, bálsamos y elixires, dulces, bisutería o juegos infantiles sobre un centenar de puestos habilitados por todas las calles del Casco Antiguo de la ciudad y en la Plaza del Mercado.

Con los primeros rayos de sol, uno de los guardianes de la muralla avistó a las tropas francesas reunidas en su campamento. Estaban maquinando el asedio francés. El general francés Asparrot daba órdenes a sus subordinados. En ese preciso instante, el joven logroñés que se asomaba a la muralla daba la voz de alarma a los ciudadanos.

Las milicias locales se ordenaban en la Plaza de la Oca. El capitán Veléz de Guevara, al mando, aupaba moralmente al ejército riojano. Las mujeres se encargaban de preparar a los caballos, y buen número de provisiones (lo que no sabían es que durante el asalto francés no comerían otra cosa que peces del río Ebro). Por su parte, los hombres ponían a punto las armas. Lo que desconocía el capitán era el momento justo en el que los franceses asediarían la ciudad. Cuenta la historia que fueron varias incursiones. En un par de ocasiones, el ejército francés sería repelido. Pero, en una tercera, los logroñeses conseguirían vencer a la tropa de Asparrot. Al día siguiente, San Bernabé, un desfile triunfal por las calles capitalinas conmemoraría la victoria.

Esta historia ocurrió en 1521, pero, año tras año, durante las fiestas de San Bernabé, Logroño se afana por recuperar sus señas de identidad. Y ayer fue el pistoletazo de salida a unas fiestas que se alargarán hasta el próximo sábado y en las que la capital riojana se zambullirá en su pasado para recordar la victoria militar sobre los franceses que dio origen a lo que hoy conocemos como San Bernabé.

Jornada inaugural
Como no podía ser de otra manera, la jornada inaugural se dedicó a la ambientación y al calentamiento de las tropas. Mientras, en las Plaza del Mercado y las calles aledañas se celebraba un mercado, como centro cardinal de la vida social de una ciudad renacentista. En él, logroñeses, peregrinos y foráneos pudieron adquirir multitud de productos artesanales, entre los que destacó un buen número de casetas gastronómicas. Con euros o con revellínes, los asistentes, que fueron más sobre el mediodía (ya habían terminado sus gestiones en los colegios electorales), pudieron hacer su particular compra.
Mientras, la Plaza de la Oca acogía una recreación del campamento de las milicias logroñesas. Ensayaban para la primera incursión francesa, que se celebrará hoy sobre las doce de la mañana.

Por ello, no era de extrañar que los logroñeses estuvieran relajados. El medio millar de voluntarios que recrea la historia de la ciudad ya conocía el programa y ayer era el día de la ambientación, de calentar motores para una semana cargada de actos. Hasta la noche no comenzarían las maniobras, los combates y las reyertas.

El programa
Así, el Casco Antiguo ofreció diferentes divertimentos. Para los más pequeños se abrió un rincón infantil con juegos de mesa, títeres y una exhibición de cetrería en la zona de la Plaza de Santiago. Muy cerquita del lugar se realizaba una demostración teatral en la cámara de tortura instalada en el aparcamiento de Barriocepo, donde se exhiben cepos, el garrote vil, la horca, sierras, pinzas, tenazas, la silla del interrogatorio o las jaulas colgantes. Torturas que pocos días después sufrirán los osados franceses.

Y para completar el programa del primer día de fiestas, el corral de comedias abría sus puertas con el espectáculo 'El corral cobra vida', donde un buen número de actores escenificaron los textos redactados en exclusiva para la ciudad de Logroño y que detallan los acontecimientos que acaecieron en 1521 combinados con el tono amable de la comedia.

Mientras, al otro lado de la muralla que protegió a los logroñeses durante años, los franceses pergeñaban un plan para asaltar la capital riojana. Reunidos en sus tiendas, el ejército de Asparrot esperaba el momento justo para asediar la ciudad.

Tras ambientar la ciudad y los ensayos de los voluntarios, hoy toca meterse de lleno en la historia. Un pregón inaugural y salvas de las milicias logroñesas, la primera incursión y otras tantas actividades protagonizarán la jornada del retorno al siglo XVI.

Cerámica y alfarería
Y si hay alguna que no ha fallado a su cita de las fiestas de junio es la Feria Nacional de Cerámica y Alfarería, ubicada en la Glorieta del Doctor Zubía, que este año tiene como vecino a un mercado de artesanía agroalimentaria, en el muro del Instituto Sagasta.
Este año celebra su vigesimosexta edición y pasada la una de la tarde abrió sus puertas para el público. Este año han acudido a la llamada de San Bernabé un total de 43 profesionales. Son 16 alfareros y 27 ceramistas que han llegado de múltiples lugares de España y de Portugal. Asimismo, los alumnos de la Escuela de Arte vuelven a exponer el trabajo que han ido realizando a lo largo del año.

ela de Arte vuelven a exponer el trabajo que han ido realizando a lo largo del año.