Las Provincias 16/05/10

Una boda con historia
Una pareja se da el sí quiero en un enlace de ambiente histórico que recreó en Algemesí la época de Napoleón

 

 

EVA JUAN | ALGEMESÍ.


EnviarAlgemesí se trasladó ayer al siglo XVI con la celebración de una ceremonia muy especial, que unió en matrimonio a Vicent Girbés y a Victoria Suria, ambos pertenecientes a la Asociación Napoleónica Valenciana.
Se conocieron hace más de dos años y medio, cuando Vicent acudió a Valencia para participar en la celebración de una recreación histórica del siglo XIX.
«Cuando la conocí, yo iba con el traje de época. Ella se enamoró de mí y yo me enamoré de ella», manifestó emocionado Vicent, quien aseguró a este periódico que, aunque la idea de celebrar una boda de época fue de los dos, lo suyo es «amor al regimiento y a la asociación».
Por su parte, la novia, que lucía un vestido de boda «estilo imperio» en tonos claros, manifestó que jamás hubiese imaginado que su boda sería así. «Nunca pensé que llevaría este vestido. Pero apareció él, con esos ojos tan bonitos que tiene, y me enamoró», concluyó emocionada minutos después de ser recibida en el parque Salvador Castells con el tradicional pasillo de sables, realizado con espadas por algunos de los asistentes.
A continuación, los miembros de la asociación, que lucieron sus mejores uniformes militares, dieron paso al tradicional disparo de armas.
«Para mí es un orgullo presidir la primera boda napoleónica de la Comunitat», aseguró a este periódico Ximo Blasco, presidente y capitán de la asociación, que lideró el desfile en comitiva hacia la sala La Font, donde tuvo lugar la ceremonia.
De camino al restaurante, fueron muchos los curiosos que, al escuchar el sonido de los tambores militares, se asomaron a sus balcones para disfrutar de lo que parecía ser una escena extraída de una película histórica. Así, Sara Esteve, una de las invitadas a la ceremonia, aseguró sentirse «muy contenta de asistir a una boda tan curiosa y bonita como ésta».
Música de época
Cuando los novios llegaron a la sala, con una calesa de caballos, Vicent, que lució el tradicional uniforme de 'gastador' con una casaca blanca y celeste, un mandil de cuero, un sable y un morrión de piel de jabalí en la cabeza, tomó a la que iba a ser su futura esposa del brazo y la acompañó hasta el interior del recinto, donde tuvo lugar la ceremonia.
La música de la época y canciones extraídas de bandas sonoras de películas históricas como 'Alatriste' y 'Alejandro Magno' pusieron la guinda a la boda, que concluyó con el beso de los novios.

 

 

Volver atrás

tion: none">Volver atrás

ml>